La desinformación podría aprovecharse de la «capacidad ilimitada» de la inteligencia artificial

DESTACADO DE LA SEMANA Internacionales Tecnología e Informatica

La inteligencia artificial podría convertirse en la herramienta perfecta para la desinformación

La inteligencia artificial (IA) es una tecnología que permite crear sistemas capaces de aprender, razonar y tomar decisiones a partir de datos. La IA tiene múltiples aplicaciones beneficiosas para la sociedad, como la medicina, la educación, la seguridad o el entretenimiento. Sin embargo, también puede ser utilizada con fines maliciosos, como la generación y difusión de información falsa o engañosa.

La desinformación es un fenómeno que consiste en manipular o distorsionar la realidad con el objetivo de influir en la opinión pública, generar confusión, desconfianza o polarización, o favorecer los intereses de ciertos grupos o individuos. La desinformación puede afectar a diversos ámbitos, como la política, la economía, la salud o el medio ambiente.

La IA puede facilitar la creación y propagación de la desinformación de varias formas. Por un lado, puede generar contenidos falsos o alterados con un alto grado de realismo y verosimilitud, como imágenes, vídeos, audios o textos. Estos contenidos pueden ser difíciles de distinguir de los reales por los usuarios o por los sistemas de verificación tradicionales. Por otro lado, puede analizar grandes cantidades de datos y extraer patrones, tendencias o perfiles de los usuarios, lo que permite personalizar y segmentar los mensajes falsos según sus preferencias, creencias o emociones.

Algunos ejemplos de cómo la IA puede contribuir a la desinformación son los siguientes:

– Los deepfakes son vídeos o audios que muestran a personas reales haciendo o diciendo cosas que nunca hicieron o dijeron. Se crean mediante algoritmos de aprendizaje profundo que combinan y modifican imágenes o sonidos de diferentes fuentes. Los deepfakes pueden utilizarse para difamar, extorsionar, suplantar o engañar a personas públicas o privadas.
– Los bots son programas informáticos que imitan el comportamiento humano en las redes sociales u otras plataformas digitales. Los bots pueden generar o amplificar contenidos falsos o sesgados, crear cuentas falsas o interactuar con otros usuarios para influir en su opinión o comportamiento.
– Los generadores de texto son sistemas de IA que pueden producir textos coherentes y fluidos a partir de unas palabras clave, una frase o un tema. Los generadores de texto pueden emplearse para crear noticias falsas, comentarios falsos, reseñas falsas o propaganda falsa.

La IA también puede ser una aliada para combatir la desinformación. Algunas aplicaciones de la IA pueden detectar noticias falsas y desinformación al extraer información de las redes sociales, buscar palabras sensacionales o alarmantes e identificar qué fuentes en línea se consideran autorizadas. Otras aplicaciones pueden analizar y verificar los contenidos generados por IA, como los deepfakes, mediante técnicas de visión por computador, procesamiento del lenguaje natural o aprendizaje automático.

La desinformación y la IA plantean importantes retos éticos, sociales y legales para la libertad de expresión, el derecho a la información y la democracia. Es necesario promover una cultura crítica y responsable del uso y consumo de la información, así como establecer mecanismos de transparencia, rendición de cuentas y regulación de la IA y sus aplicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *