Portugueseños expresan descontentos con el aumento salarial

DESTACADO DE LA SEMANA Regionales

El pasado 1 de mayo se celebró el Día Internacional del Trabajador y la Trabajadora, una fecha para reivindicar los derechos laborales y sociales de la clase obrera. En Venezuela, miles de personas se movilizaron en apoyo al gobierno del presidente Nicolás Maduro, quien anunció dos aumentos salariales para los trabajadores y trabajadoras del país: el Bono de Guerra a 30 dólares y el Cesta ticket a 40 dólares.

Sin embargo, estos incrementos no han sido suficientes para mejorar la calidad de vida de los venezolanos y venezolanas, que enfrentan una grave crisis económica y social, con una inflación descontrolada, una escasez de alimentos y medicinas, y un deterioro de los servicios públicos.

Así lo expresaron algunos trabajadores y trabajadoras del estado Portuguesa, quienes manifestaron su descontento con la situación actual y la falta de respuestas efectivas por parte del gobierno.

Alirio Hurtado, trabajador de la administración pública, dijo que los anuncios del presidente Maduro no le permiten recuperar su poder adquisitivo, sino que lo empeoran. «Por el año 2017 todavía en revolución a un trabajador le alcanzaba su salario para vivir tranquilamente pero desde esa época hasta hoy los salarios no valen nada y menos para cubrir nuestras necesidades», explicó Hurtado.

También señaló que los precios de los alimentos se han disparado después del aumento salarial. «Uno debe caminar para comprar un poco más económico, de hecho los establecimientos de árabes venden más accesible que los asiáticos, pero de verdad con ese ajuste que hizo el presidente no nos alcanza y ya veremos que el dólar seguirá subiendo, lo que desmejorará más rápido esos 40$ de Cestaticket» agregó el trabajador.

Por su parte, María Colmenares, empleada de mantenimiento en el municipio Páez, expresó que el aumento no mejora su poder adquisitivo, haciendo énfasis en que los rubros de primera necesidad aumentan cada día. «Esos 40$ ya cuando los cobre no alcanzan para nada, los alimentos suben sin control y el perjudicado es el que gana sueldo mínimo, en mi caso debo trabajar en otros lados para medio comprar», agregó Colmenares.

Otro de los entrevistados resaltó que solo para llegar a su empleo debe tener semanalmente 200 Bolívares para pagar el pasaje diariamente, suma que está por encima del salario mínimo integral.

Ante este panorama, los trabajadores y trabajadoras de Portuguesa exigen al gobierno nacional que tome medidas urgentes para proteger sus derechos y garantizar su bienestar. Asimismo, piden al pueblo venezolano que se mantenga unido y organizado para defender sus conquistas y luchar por un futuro mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *